contribuir

Acerca de la Iniciativa

Esta medida financiará los programas de salud de la ciudad dedicados a mejorar la nutrición y la actividad física, especialmente entre los residentes de bajos ingresos. Establece un impuesto de dos centavos por onza de refresco y otras bebidas azucaradas que se venden en la ciudad de Boulder. Lea la totalidad de la medida presentada aquí.

¿Por qué?

  • Las bebidas azucaradas son la mayor fuente de azúcar añadida y calorías consumidas en los Estados Unidos1, y uno de los principales factores contribuyentes a la diabetes y obesidad2.
  • Estas bebidas producen daños significativos a la salud, y todos pagamos la consecuencias en forma de primas de seguro e impuestos más elevados en apoyo a los programas de salud pública. La situación continúa empeorando3.
  • Los impuestos sobre las bebidas azucaradas son una medida de eficacia comprobada para disminuir su consumo y mejorar la salud4&5.

Lea más sobre las bebidas azucaradas aquí.

¿En dónde se invierte el dinero?

Los fondos se invertirían en programas de salud de la ciudad. Estos programas mejoran el acceso a alimentos saludables, educación sobre nutrición y actividad física. Los programas se enfocarían principalmente en los residentes de bajos ingresos y en aquellos con el mayor riesgo de sufrir enfermedades crónicas relacionadas con el consumo de bebidas azucaradas. Se establecerá un comité de expertos de la salud para que guíe al consejo de la ciudad en lo que respecta a la utilización específica de estos fondos según lo establecido en los lineamientos descritos en la medida.

¿A qué bebidas se aplica el impuesto?

El impuesto se aplicará solo a las bebidas que contengan un mínimo de 5 gramos de endulzantes añadidos, tales como azúcar o sirope de maíz con alto contenido de fructosa, por cada 12 onzas líquidas. Esto incluye tanto las bebidas embotelladas como las servidas en vaso. Por lo tanto, se incluirían productos como latas de Coca-Cola, “jugos” endulzados como Capri Sun y refrescos adquiridos en donde se vende comida.

¿A qué bebidas no se les aplicaría el impuesto?

Se harán excepciones con los productos lácteos, fórmula láctea infantil, bebidas consumidas por razones médicas y bebidas alcohólicas. Dichas bebidas se excluyeron porque tienen valor nutritivo o médico o, como en el caso del alcohol, ya son objeto de impuestos adicionales. El impuesto tampoco se aplicaría a los jugos con un contenido del 100 % de frutas o vegetales, ya que no se les añade azúcar.